Solo sé que etc.

No, pequeño, no tengo explicación para el origen del universo.

Pero tampoco entiendo el funcionamiento de los timbres ni conozco el principio fundamental de la gelatina en polvo, por lo que el valor de mi ignorancia se diluye bastante.

Ahora corre a retozar en la pradera y deja de molestarme con huevadas.