Eso yo no lo sabía, pero ahora ya lo sé

 Mi ciudad

Mi ciudad

Un saludable batido de probabilidades y estadísticas nos permite realizar estas interesantes observaciones acerca de los numerosos habitantes del casco urbano aquí arriba retratado:

  • Si se combinara la energía eólica de todos los suspiros de desamor siendo exhalados en este preciso instante, se podría hacer funcionar un reloj cucú por 32 segundos.
  • Al menos 7 personas están parpadeando el primero de los últimos cien mil parpadeos de sus vidas.
  • El 93 % de quienes se hacen llamar Silvia son mujeres.
  • 0.9 personas se sienten incompletas.